Santiago del Estero, Argentina | Sábado 05 de Diciembre del 2020
 
 

Alberto Fernández habló con el Papa Francisco y agradeció su apoyo en la negociación con los bonistas de Wall Street


Ocurrió horas después de conocerse el acuerdo logrado con los acreedores privados para reestructurar más de 60.000 millones de deuda externa

Alberto Fernández se comunica con Francisco a través de sus mails personales o por línea directa a Santa Marta. El Presidente y el Papa son amigos, y comparten la mirada respecto al capitalismo y su influencia en las diferencias económicas que se observan alrededor del mundo.

Esa comunión de ideas fue clave al momento de diseñar la estrategia para negociar con los bonistas de Wall Street, y así lo reconoció Alberto Fernández en la comunicación que mantuvo con Francisco a pocas horas de anunciarse la reestructuración de la deuda por más de 60.000 millones de dólares.

Alberto Fernández estaba en Olivos y Francisco en Santa Marta. La llamada duró cerca de quince minutos. Y ademas del agradecimiento presidencial, se analizó la situación de la Argentina y la agenda global.

Sin la participación del Papa, el apoyo de la Unión Europea a la Argentina no hubiera sido tan fuerte al momento de abrir la negociación con los fondos de inversión.

El primer movimiento para iniciar las negociaciones con los acreedores privados sucedió durante una conversación reservada que mantuvieron Alberto Fernández y Francisco a fines de 2019. El Presidente pidió referencias al Papa sobre Martín Guzmán, y los comentarios desde Santa Marta fueron determinantes para que el discípulo de Joseph Stiglitz jurara como ministro de Economía.

El respaldo de Francisco a Guzmán también fue clave en la relación personal y política que ató con Kristalina Georgieva, directora gerente del Fondo Monetario Internacional (FMI). Antes de suceder a Christine Lagarde, por pedido de Alberto Fernández, la futura directora gerente recibió en Washington a Guzmán, que aún residía en Nueva York y daba clases en Columbia.

Georgieva no podía recibir a Guzmán por cuestiones protocolares, y no sólo cedió por la insistencia del Presidente: antes marcó los números de Santa Marta, y le preguntó al Papa. Francisco habló maravillas de Alberto Fernández y elogió al actual ministro de Economía.